Buscar en este blog

Cargando...

domingo, 13 de abril de 2014

Cocido de Taba - Parador de Chinchón

El cocido de Taba es muy típico en Chinchón, y precisamente por estas fechas, finales del invierno y comienzo de primavera, tomamos un buen cocido aquí hace ya muchos años los entonces miembros de GARBANZO, concretamente en Febrero de 1998, y aunque la Asociación no ha vuelto, varios de los miembros si que hemos repetido, porque además, visitar Chinchón siempre es un placer.
En esta ocasión nos hemos juntado un grupo de amigos, algunos con bastantes familiares e incluso con un niña de tres mesecitos y otro de casi dos años.
Tras las cervecitas y vinitos que tomamos en la maravillosa Plaza de Chichón no trasladamos al Parador, separado de la Plaza por lo menos treinta metros.
Y ya vamos con la descripción gastronómica del evento. Para información de los lectores, el precio del cocido era de 22€ sin incluir bebidas o 27€ incluyéndolas pero en la que el vino era un joven de la zona. Optamos por el cocido simple eligiendo el vino nosotros, también era de la zona, pero era Crianza:

No diremos que sea un buen vino, pero parece que en la zona ya se empieza a mejorar con los crianzas, así que acompañamos el cocido dignamente. Y empezamos con los aperitivos que en el cartel que inicia este post se describen como AntesDeBoda, y que constaba de Albondiguillas de menudo de pan con cocido de antesdeayer, Garbanzos mareados cocidos y fritos en sartén, aceitunas aliñadas, pepinillos y cebollas rojas:

Así que catando el vino y tomando estos aperitivos hicimos tiempo hasta la llegada del primer vuelco del cocido, la sopa, servida sin caldo, como lo hacen en algún restaurante madrileño de gran prestigio en el mundo del cocido, aunque no muy recomendado por mí ni por los miembros de GARBANZO, el caldo acompañado para cada dos comensales:
Y este era el aspecto de mi plato de sopa tras echarle el caldo correspondiente:

Los fideos estaban en el punto adecuado, pero era lo mejor del plato, el sabor no acompañaba, y yo tuve la inspiración de echarle unos garbanzos del aperitivo para arreglar algo el sabor, así que el inicio del cocido no era bueno, pero relativamente fácil de mejorar, que no arreglar.
Lo que resultó impresionante fue la presentación en cazuela de barro del segundo vuelco, aclararé que lo de cazuela de barro está presente en todos los platos:

Esta presentación le valió el premio al Cocido más Innovador en la II Ruta del Cocido Madrileño, y la verdad es que mejoró mucho al algo decepcionante principio de la sopa, los ingredientes de cocido eran: Garbanzos de Fuentesauco, col, cardillos, judías verdes, nabos y patatas en la parte vegetal, y Cangrejos de río, morcillo, jamón, chorizo, tocino entreverado, gallina, cuello de ganso y hueso de taba en la parte carnívora, yo me serví el vuelco completo:

Aunque no se muestre en la foto, en la cazuela del último vuelco había bastante caldo, y todo venía impregnado de su sabor y de una temperatura adecuada, y en este vuelco no puedo decir algo mal de ningún ingrediente, todo me gustó, quizás lo más insípido para mi fueran los cangrejos de río,  algo que por primera he visto poner en un cocido, y experiencia en estos platos si que tengo. Pero si tengo que destacar algo, es lo que siempre dejo para el final como colofón, y fue el hueso de caña, que aquí llaman hueso de taba:

Lo muestro ya extraído del hueso, ha sido de los más espectaculares, en sabor, de los que he comido, mayores he comido muchos, pero tan sabrosos, muy pocos.
Cerramos con unos postres típicos de la zona, Bartolillos y pestiños:
 Para mí gusto demasiado dulces, pero de buen sabor.

Como resumen general del cocido, muy digno, como en todos los Paradores, el servicio excepcional, pero lo mejor de todo, la compañía, un equipo de personas que la mayoría nos conocemos desde hace muchos años, aunque como casi siempre, se van incorporando caras nuevas y aportando ideas para degustar innovadores cocidos.

viernes, 28 de marzo de 2014

Madrid Restaurant Week - Krachai

Inauguramos @RestWeekSpain,  ya no sé que edición de Madrid Restaurant Week, que es un evento con muchas entradas en este blog y que merece la pena. Restaurantes de prestigio con menús adecuados por 25€ de los cuales uno es para causas solidarias, y muchos unos ayudan mucho. En la web se pueden ver los restaurantes que participan, que ya no son los mismos que en otras ocasiones, recuerdo las primeras ediciones de este evento donde era un lujo ver la lista y los menús que ofrecían, y también era un lujo conseguir mesa, porque se llenaban todos, y muy especialmente los de mas prestigio.
Si bien en la edición de este año también hay restaurantes de mucho prestigio, los menús ya no son lo que eran, limitándose a poner uno o dos platos diferentes que no animan excesivamente a la clientela, que además de buscar la calidad en estos restaurantes de prestigio, buscamos variedad para degustar nuevos sabores.
Y en esta ocasión, para inaugurar el evento hemos elegido un restaurante asiático, que aún no siendo este tipo de comida de nuestra preferencia, los que nos ha animado es que ofrecen un menú degustación, y precisamente en esa variedad es donde hemos visto la diferencia para tomar la decisión.
El restaurante Krachai, thailandés, en el barrio de Chamberí, zona que conocemos muy bien, muchos años currando por ahí, y concretamente recordábamos al entrar el restaurante que había en el mismo sitio hace unos años, un excelente italiano.
Y ya vamos con lo que comimos, y con lo que bebimos:

Como ya hemos señalado era un menu degustación con estos primeros:
Rollito de primavera tailandés
Pastel de marisco tailandés
Brocheta de pollo de corral marinado con salsa de cacahuetes
Dunmpling de gambas al vapor
Ensalada de fideos de soja con langostinos y picadillo de pollo de corral a la lima


La foto llegó cuando nos habíamos comido las brochetas, y tengo que decir que fueron buenos primeros, sin necesidad de tener que aderezarlos con las salsas que suelen acompañar en los restaurantes asiáticos, la típica agridulce y la de soja:


Y como platos principales:
Tiras de pollo de corral y verduras al curry verde y leche de coco (poco picante)
Verduras salteadas con salsa de ostras
Langostinos salteados con verduras, chile y albahaca (poco picante)
Tallarines de huevo salteados con langostinos, huevos y setas
Arroz salteado con huevo y verduras:


Todo bueno, sobre todo para quien guste de este tipo de cocina, el arroz como aderezo para los cuencos con salsa, las tiras de pollo, las verduras salteadas y los langostinos salteados, todo buen sabor y con el picor justo, y rematadores de sabor los tallarines. Una comida muy digna, rematado con el postre:

Perlas de fruta con leche de coco dulce


Donde se mezclaba el dulzor del líquido con la insipidez del fruto, lo que equilibraba, aunque para mi fue lo menos bueno del día.

En resumen un restaurante digno, sin grandes pretensiones, pero con cocina variada y de calidad en el ámbito de cocina asiática.

viernes, 7 de marzo de 2014

II Ruta del Bacalao - El Treze

De la II Ruta del Bacalao no he encontrado información 'oficial' en ninguna web, seguro que la hay, pero yo no la he encontrado. Desde luego hay mucha información en Twitter con el hashtag #rutadelbacalao2 y con solo consultar Ruta del bacalao en cualquier buscador encontraremos información sobre los restaurantes que participan en la misma. Y como amante de la buena gastronomía, el bacalao es uno de mis platos favoritos, y no voy a decir cual de las especialidades me gusta más, simplemente, me gusta el bacalao. Y aunque ya tengo otro reservado para esta ruta, empezaré contando mi primera experiencia bacaladera de esta ruta, que ha sido en El Treze:

 
Un restaurante situado en el centro de Madrid, en la Calle San Bernardino, 13, junto a la Plaza de España. Era mi primera visita a este restaurante y creo que no nos equivocamos.

Evidentemente el bacalao era uno de los platos que nos habíamos planteado como obligatorio, y pensábamos que como segundo plato, pero aquí el bacalao era marinado sobre fumé de hongos, así que finalmente nos decidimos por estos platos de la carta para compartir:

- Bacalao marinado
- Lomos de sardina ahumadas
- Croquetas de txangurro y calçots
- Chipirones salteados con mollejas de ternera

Aunque lo primero que elegimos fue este vino de Castilla León, Abadía Retuerta, que evidentemente no defrauda nunca, es un vino que no es barato, pero de una calidad garantizada y que combina con cualquier cosa:

Para empezar nos trajeron un aperitivo de jamón regadito con aceite de oliva virgen extra de la variedad Ocal, que conocemos muy bien, y que empezaba a darnos muy buena impresión.








Le servicio comprendió que queríamos compartir los platos, y así empezaron a llegar, como si de un menú degustación se tratara, y el primero de los platos fue precisamente el bacalao marinado:


La presentación de todos los platos, como podréis observar por las fotos, impecable, y a eso hay que añadirle el sabor, en concreto el del bacalao, justo y muy bien combinado con el fumé. Empezábamos bien. El siguiente plato, también excelentemente presentado eran los lomos de sardina:


Exquisitos, y explosiva la mezcla con las migas. Seguíamos muy bien, unas presentaciones espectaculares, unos sabores impresionantes y un servicio excelente sin ningún retraso en nada. Así que empezábamos lo que eran los segundos, pero que nos habíamos encaprichado con otro 'teórico' primero porque nos apetecía mucho probarlo, las croquetas de txangurro y calçots:


Empezamos con las de calçots, que estaban buenas, pero no se puede decir que nos resulte un plato 'favorito', sin embargo, las de txangurro estaban espectaculares, sabrosísimas. Y ya nos quedaba el último plato antes de los postres, los chipirones salteados con mollejas de ternera:

 

Y resultó un cierre espectacular con un sabor exquisito, esa mezcla entre carne y pescado, algo distinto que difícilmente se saborea en un restaurante normal. Así que cerramos, a falta del postre, como una comida equilibrada y sabrosa. Yo me limité a un cafetito, pero mi mujer se tomó este Mousse de coco con aromas cítricos y helado de mango:


No tuve más remedio que probarlo, y tengo que reconocer, que a pesar de que no me gusta mucho el dulce, estaba muy rico.

Como resumen, un restaurante pequeño, con una excelente cocina, un excelente servicio y una relación calidad/precio muy buena. Nosotros habíamos reservado a las 14:00 pero nos sorprendió que cuando llegamos, estaba vacío, quince minutos después estaba lleno, y varias personas tuvieron que irse porque estaba completo. La calidad siempre marca y sin duda volveremos para nuestro goce y de otros amigos.

Y con seguridad que nos tomaremos algún cocido en un reservado especial.....

miércoles, 26 de febrero de 2014

IV Ruta del Cocido Madrileño

Tengo muy abandonado este blog, y esto hay que arreglarlo, y nada mejor para ello que anunciar lo que seguro muchos ya saben, que está en marcha la IV Ruta del Cocido Madrileño desde el pasado 14 de Febrero y que se extiende hasta el 31 de Marzo
Como casi siempre ocurre con eventos como este, me gusta aprovechar la ocasión para degustar algunos que no conozco, y seguro que repetir otros que me ofrecen garantías, pero por aquello de facilitar a los interesados la opinión de un experto, y matizando lo de 'experto' como un hombre con una edad avanzada y que ha probado multitud de cocidos en restaurantes de todo tipo, y que aquí manifiesto mi opinión personal, sin duda influenciada por la de otros colegas de la Asociación Gastronómica que tengo el honor de presidir, digo que facilito la lista de restaurantes de esta cuarta edición, con sus calidades, entendiendo la calidad como una mezcla de local, producto, servicio recibido, y algo tan subjetivo como es la relación calidad/precio. Menos de tres estrellas (asteriscos) para mi es un suspenso, por lo tanto, 3 asteriscos es aprobado, 4 asteriscos, notable y 5 sobresaliente.
Los últimos restaurantes de la lista, que tienen en calificación SC significa que están Sin Calificar porque, o bien no he estado en ellos, o no he comido cocido y por lo tanto no me siento capacitado para calificarlo. A la derecha de algunos restaurantes aparecen enlaces a páginas donde hablábamos del sitio.
Esta es la lista de restaurantes clasificada por mi calificación:

Con (*****):

El Cenador de Salvador Enlace1 Enlace2

Con (****):




Con (***):

Café de la Ópera Enlace1 Enlace2
Casa Carola Enlace1
Taberna de la Daniela(Cuchilleros)
Parador de Chinchón
Casa Gómez Enlace1

Con (**):

La Bola
Lhardy Enlace1
La Gran Tasca Enlace1
Los Galayos Enlace1 Enlace2
Malacatín Enlace1
Posada del León de Oro 
Salterius Enlace1

Con (*):


Y SC (Sin clasificar):

Casa Pello
El Reservado

Nuevo horno de Santa Teresa
Puerta Bisagra
Villagodio 

Casa Gómez
Casa Pozas Tartajo
El Madrileño
El Pajar de Fuente Hernando
Gasteiz
Hotel Los Lanceros
La Antigua Tahona
La chimenea
La Fragua de Rivas
EL BODEGÓN (Parador de Turismo de Chinchón)

Bodegas Ricardo Benito



Todos los detalles de los restaurantes están en la página web reseñada al principio.

Cualquier comentario será bien recibido para aumento de la cultura gastronómica, y si es para bien, poder gozarlo antes de que termine la ruta el 31 de Marzo. 

sábado, 3 de agosto de 2013

Steak tartare - La Terraza de Alba

Tengo muy abandonado este blog, y esto hay que arreglarlo. Y cómo se arregla esto, pues con la descripción de uno de mis platos favoritos, el steak tartare, y por supuesto en uno de mis restaurantes favoritos, La Terraza de Alba, en Tres Cantos.
Empezaré por decir, que cuando alguna actividad profesional me lleva a Tres Cantos, yo no tengo duda sobre que restaurante elegir, La Terraza de Alba marca una clara diferencia, un menú del día variado, con una calidad superior, y un servicio inmejorable, pero si te quieres salir del menú y pagar algo más, tienes muchas opciones, yo, que estuve allí en tantísimas ocasiones comiendo de menú, he observado que entre los comensales de carta, muchos se han decantado por el steak tartare.
Y yo, cada vez que tengo 'algo que celebrar' y estoy por la zona norte de Madrid, lo tengo clarísimo, un steak tartare en La Terraza de Alba.
Pero antes de describir las sensaciones de este plato voy a contar mi primera experiencia con el Steak Tartare, ocurrida allá por los primeros años 90 del pasado siglo, yo trabajaba en un Banco Oficial con la sede en pleno centro de Madrid, y habíamos convertido el Sistema Operativo Central de nuestros ordenadores, el éxito del proceso de conversión dio lugar a que la empresa propietaria del nuevo sistema operativo nos invitara a los responsables de aquel proyecto a comer en uno de los, por aquel entonces, mejores restaurantes de Madrid, que a la sazón, nos pillaba a escasos trescientos metros de donde trabajábamos.
Estábamos en una mesa redonda ocho personas y, por supuesto, no recuerdo nada de lo que pedimos, salvo mi segundo plato, steak tartare, pero con solo ese recuerdo, tengo en mi memoria todos los detalles de la preparación y los avatares que surgieron alrededor de ese maravilloso plato.
Recuerdo que llegó el aperitivo a la mesa, antes de los primeros, pero al mismo tiempo que llegaron los aperitivos, apareció un camarero con un cuenco con salsas, huevo, especias, hielo.... y empezó a preparar todo el entorno para mezclar la carne de mi steak. Fue un proceso largo, lento, nos tomamos los aperitivos y los primeros y tras finalizar estos, y poco antes de que empezaran a llegar los segundos, me pasó la clásica cucharita para probar si la salsa estaba a mi gusto o la deseaba más fuerte. Era mi primer steak tartare, y aquel gusto me pareció maravilloso. Con mi visto bueno, el camarero dio por finalizada la preparación y se disponía a servirme mi steak.
No recuerdo fehacientemente como ocurrió, creo que algo se cayó al suelo, el camarero se agachó, llegaba otro camarero a servir otros segundos, el caso es que el camarero que se había pasado una hora (sin exagerar) preparado mi steak, tropezó con el cuenco, que cayó al suelo, se rompió y con el mi maravilloso steak.
Y con lo que ocurrió a continuación, es con lo que yo califico a un restaurante. Llegó el maître al oir el escándalo y lo primero que hizo fue dirigirse al camarero que tanto esfuerzo había hecho, y le dijo: "Tranquilo, no pasa nada. Recoge todo esto y enseguida preparamos otro", a continuación se dirigió a mi y me dijo: "Siento muchísimo lo ocurrido, enseguida nos ponemos a preparar otra salsa para su tartare, evidentemente no estará tan buena como la que le habíamos preparado, pero así son las cosas. Si Vd. desea cambiar de plato y escoger otro lo puede hacer".
Elegí, aunque tardara un poco comer el steak, pero se marcó en mi un estigma de calidad por la actuación de aquel maître, porque lo que había echo aquel camarero, el esfuerzo de una hora de trabajo, rota por un error absurdo, lo único que merecía era la compresión, el perdón y el ánimo para evitar que se volviera a producir.
El restaurante en cuestión era Riofrío, en la Plaza de Colón, aunque el glamour que tenía entonces se ha perdido bastante.

Y ahora, tras esta perorata, paso a describir el tartare de La Terraza de Alba, cuya preparación tiene el mismo glamour que tenía por los años 90 el Riofrío, o bien Óscar o bien uno de sus maravillosos camareros, comienzan la preparación del tartare cuando nos traen los primeros platos, y para mí, con la experiencia que acabo de contar, como os podéis imaginar resulta siempre muy evocador, cada uno elige el punto deseado, suave, normal, fuerte...., en mi caso suelo elegir un 'casi fuerte', me gusta que cruja un poco, y tras la pertinente prueba, o reprueba si no llega a nuestro gusto, aparece el plato de cada uno, este fue mi último steak tartare en La Terraza de Alba:
Que os voy a contar de como estaba, una carne excelente, con la calidad garantizada de un restaurante de referencia, aderezada al gusto de cada uno, es un plato inigualable, para quien sabe disfrutar de la carne.

Pero en este restaurante no solo se come steak tartare, el menú diario es inmejorable y por 14€, la relación calidad / precio es la mejor de la zona norte de Madrid.

Para los que tengáis usuario de Facebook, os invito a darle un 'me gusta'.

Pero no os apresuréis, ahora están de vacaciones hasta el 27 de Agosto, tranquilos.

lunes, 27 de mayo de 2013

Cierre de temporada y algo más....

De nuevo publicamos la crónica de un cocido oficial en este blog, ya que el problema de actualización de la Web del GARBANZO aún no se ha subsanado.
Un mes atrás Garbanzo Asociación Gastronómica eligió La Taberna de Buenaventura para cerrar la temporada oficial de cocidos. La elección, como ya comentamos en este post, era una excepción, ya que no repetimos cocidos en el mismo local durante una temporada, pero en esta ocasión y a la vista del próximo cierre del restaurante, no lo dudamos, cerramos la temporada con un cocido de calidad, y despedimos a un restaurante del que tanto hemos disfrutado los últimos años.
Y pasemos a relatar con brevedad el cocido.
Empecemos por destacar que elegimos un muy buen vino, Marqués de Riscal:
La sopa, si bien no estaba tan 'redonda' como en el cocido anterior, que me pareció 'primorosa', si la califico como buena, y desde luego el fideo en el punto exacto de cocción:
Naturalmente, en un restaurante de este categoría, se sirven los tres vuelcos, pero el tercero, con suficiente premura, para quienes les gusta tomarlo todo mezclado. En estos cocidos tan agradables me lío a hacer fotos y a rajar con tantos amigos, que de lo que me olvido es de hacer las fotos en el momento oportuno, y el segundo vuelco me salió ya comenzado:

Pero lo importante no es la foto, sino el propio vuelco, los garbanzos, como siempre muy buenos, el repollo, siendo bueno, no llegaba a la excelencia del anterior cocido, y probé también la zanahoria y la patata, adecuados acompañantes.
Y tampoco daremos importancia a esta malísima foto del tercer vuelco:


Pero todo lo que probé estaba bueno, y creo que probé de todo, pero hice un extraordinario, no terminé con 'el hueso de caña', sino con 'los huesos de caña':

Un final apoteósico, al menos para mi gusto.

El restaurante nos invitó a champán y todos brindamos y aplaudimos al responsable y empleados de un local que tanto nos ha hecho disfrutar los últimos años.
No habrá mas cocidos en Taberna de Buenaventura, pero siempre quedará en nuestra memoria.

lunes, 22 de abril de 2013

Cocido oficial - La Taberna de Buenaventura

Primera crónica desde este blog de un cocido oficial de GARBANZO Asociación Gastronómica, motivado por un fallo de la web que está en vías de solución.
Y la crónica tiene dos aspectos, uno muy positivo y otro muy negativo. Lo positivo fue el COCIDAZO, con mayúsculas, que nos tomamos, y lo negativo, la confirmación del cierre del restaurante La Taberna de Buenaventura, donde la Asociación ha estado, de forma oficial, en tres ocasiones, en alguna otra ocasión con cocidos no oficiales, y los socios, de forma privada en multitud de ocasiones, alguna razón habrá para ello.

Y sin más, pasemos a describir el cocido, en el que, contra lo que desgraciadamente se ha convertido en habitual, en esta ocasión hubo 'casi' puntualidad, cosa que agradezco a todos. Como el restaurante está en pleno proceso de cierre, los dos primeros vinos que solicité para el cocido estaban agotados, y supongo que todo fue por una jugada maestra del destino para llevarnos al tercer vino, del que sí había existencias, Arzuaga Crianza:
Un maravilloso crianza del 2009, que ya anticipaba el goce de la comida, que comenzaba con una sopa extraordinaria:

No solo por el sabor, sino por la textura y punto del fideo, hasta yo repetí un segundo plato de sopa, pero alguno tomó tres, si no más. Estaba espectacular, y fue un comentario absolutamente generalizado entre los comensales.
Evidentemente, en un restaurante de esta calidad, se sirve en tres vuelcos, pero con la pregunta 'distintiva' de si queremos que al segundo se le acompañe de inmediato del tercero, porque hay comensales que prefieren tomarlo todo junto.
Este era el aspecto de las bandejas de segundo y tercer vuelco:

Y que paso a desgranar desde mis propios platos, este era mi segundo vuelco:

Que me lo devoré, los garbanzos, además de gustosos, en el punto perfecto de cocción, el repollo sabroso, la zanahoria, que considero un aderezo más para dar sabor, estaba tan suave que también me la comí entera, y me comí también la patata, sabrosa y suave, que difícil es dar con un cocido donde todo sepa bien. Así que tras este paso fundamental del cocido, pasé al tercer vuelco, que era así:

No me serví pollo, porque creo que hubiera sido incapaz, tal y como llevaba devorando todo desde el principio, y no sé como estaría, pero doy fe que el resto era fuera de categoría, el relleno o bola, jugosito, la morcilla de cebolla, con esa piel dura, de morcilla clásica y buena, el chorizo buenísimo, la punta de jamón, estupenda, no esa típica seca que ponen en cocidos normalitos, el morcillo, meloso y sabrosón, el tocino para mojarlo con pan, que es como hay que comerlo, buenísimo y lo que me faltaba, un hueso de caña ESPECTACULAR, con el que quería cerrar el cocido, pero mi mujer llegó a su límite y me ofreció el suyo:
Evidentemente me 'sacrifiqué' y me tomé mi ingrediente favorito en un cocido, que GOCE. Y tras este último hueso de caña, otro traguito de Arzuaga, y empezar a darle al coco con la pena de que se cierre un restaurante donde se come con esta calidad.
Hubo quien alivió su estómago con un postrecito, la mayoría se decantaron por el clásico sorbete, yo probé el de mi mujer y estaba exquisito, pero yo ya no podía.....
En resumen, un extraordinario cocido, en el que la confirmación del cierre del restaurante nos ha llevado a cambiar lo que ya teníamos decidido, y democráticamente hemos votado por celebrar el Cocido Extraordinario de cierre de temporada en este mismo restaurante, unos días antes de que dicho cierre se produzca. Los detalles del mismo se incluirán en el acta que publicaremos en la Web del GARBANZO, en cuanto se solvente el problema que nos impide trabajar ahora mismo.
Desde aquí nuestra solidaridad y apoyo al dueño y colaboradores de La Taberna de Buenaventura, donde tanto hemos disfrutado gastronómicamente y en el aspecto musical, con sus espectáculos de cuplé.